MENÚ

02- Servicios
03- Nuestra Tecnología
04- Comunicación
05- Contacto
Volver ↗
El nuevo ahora en las organizaciones tras el covid-19
La pandemia del COVID-19 ha producido cambios en las organizaciones.

El confinamiento obligó a muchas empresas a la paralización total o parcial de sus actividades lo que generó ansiedad e incertidumbre en los trabajadores por el riesgo de la pérdida de empleo y de ingresos. Pero no sólo contagió emociones negativas, también nos permitió el desarrollo de recursos y actualización de nuestros conocimientos y habilidades, tanto individuales como colectivas, que quizá desconocíamos hasta el momento.

El mercado laboral se ha vuelto más competitivo ya que, el reto de las personas desempleadas será desarrollar su empleabilidad al máximo para hacerse visibles y atractivos.

Uno de los fenómenos asociados con la crisis que cambiará de manera importante el mundo laboral es la aceleración de los procesos de digitalización en muchas empresas. Incluso las empresas más reacias al teletrabajo se han visto obligadas a implementarlo para asegurar la salud de sus trabajadores y muchas, tras este experimento social no planeado, lo llegarán a instaurar sin haberse preparado y sin verificar si cuentan con las condiciones psicosociales que les permitan el bienestar a sus trabajadores y, lograr productividad.

Desde mi punto de vista, el principal cambio de las organizaciones será velar, aún más,  por condiciones de trabajo saludables psicológica y físicamente para todos así como replantearse los sistemas de seguimiento y evaluación del desempeño hacia resultados y  objetivos, basándose no tanto en la cantidad de horas de trabajo incurridas o funciones a desempeñar sino en la productividad y eficiencia de los equipos.

Desde el departamento de RRHH de Afiens Legal SLP, queremos compartir , según la experiencia vivida, una lista de 6 tips sobre acciones y medidas que nos han ayudado a tomar iniciativas para transformar estos grandes desafíos en cambios significativos dentro de la organización:

1.-Diseño de  políticas orientadas a la seguridad e higiene en el ámbito laboral, mediante el desarrollo de políticas que permitan flexibilizar horarios de trabajo a fin de evitar coincidir todos los componentes del equipo en un mismo espacio, rediseñar los espacios de trabajo para asegurar y mantener la distancia de seguridad, seguimiento continuo de políticas de higiene dentro del espacio de trabajo, puesta a disposición de la plantilla de equipo de seguridad higiénica, etc.

2.-Implementación de las Tres C: Comunicación y Compartir ideas y Confianza. No cabe duda que la incertidumbre se combate con la transparencia. Nadie puede garantizar el éxito de decisiones tomadas de forma unilateral ante situaciones a las que nunca nadie se había enfrentado. No sabemos qué pasará ni con la enfermedad ni con la economía pero, será bueno poner las cartas encima de la mesa y, en la medida de lo posible, tratarlo con todo el equipo, o una representación significativa del mismo, para aunar esfuerzos y diseñar una estrategia clara y compartida que ayudará a aumentar la productividad y competitividad. Ahora más que nunca, cobran sentido las encuestas de Clima Laboral o cuestionarios de Salud Laboral que permitan disponer de un feedback de primera mano por parte de los miembros de la organización con el fin de medir el bienestar de los empleados, pues es la única manera que tiene la alta dirección de hacer los ajustes necesarios para progresar.

3.- La vista puesta en el Teletrabajo: El año 2020 será recordado por todos, además de por la terrible pandemia sufrida, como el año del Teletrabajo. Durante 2020, debido a la crisis del Covid, el mundo del trabajo dio un vuelco hacia el home office. Gracias a la obligación de implantarlo, todas las organizaciones hemos podido comprobar los pros y los contras que esta medida ha supuesto. ¿Debemos abandonar la idea del Teletrabajo? O por el contrario, ¿debemos todas las organizaciones ofrecer el Teletrabajo a los empleados? Depende de cada organización. Lo que sí que está claro es que se deben analizar las ventajas e inconvenientes de cada sistema y buscar un equilibrio entre ambos. Entre sus beneficios, debemos destacar que puede ser resultar más útil para lograr una verdadera conciliación laboral y familiar y puede aumentar la productividad de la plantilla puesto que, si la medida no se impone la plantilla sino que es de libre elección, quien desee el Teletrabajo como medida para desarrollarse profesionalmente se sentirá avalado en sus necesidades y, por consiguiente, más motivado en su puesto de trabajo, aun cuando se deba sufrir el inconveniente de la falta de contacto con los compañeros, que puede resentir los vínculos entre equipos y producir sensación de aislamiento, según la persona.

4.-Nuevos enfoques de Liderazgo. En el “Nuevo Ahora”, uno de los desafíos del líder es “reilusionar” a los equipos. El líder se convierte en Agente de Cambio. Un líder que potencie las formas de trabajo digitales y que, con su ejemplo, fortalezca la confianza y transparencia de la que tanto se ha hablado. Por ello, las empresas necesitan líderes empáticos, humanos, que valoren el esfuerzo de su equipo y apuesten por la comunicación bidireccional y por recibir feedback del equipo. Un líder puede llegar a convertir la crisis del Covid19 en una oportunidad de fortalecer una cultura corporativa y aumentar la productividad y el compromiso de sus empleados.

5.-Innovación. La incertidumbre y necesidad son estímulos que nos incitan a afrontar situaciones de manera creativa, rediseñar la forma de hacer las cosas. Debemos apostar en ser inquietos y querer mejorar nuestro quehacer diario. No pensemos que ya está todo diseñado. Debemos ser dinámicos, estar abiertos a los cambios y apostar por la mejora continua para así mantenernos en el mercado que, cada vez, es más competitivo. Debemos mirar a nuestro alrededor y aprender de los demás. Así podremos mejorar cada día y sentirnos útiles en el mercado y pasar a la obsolescencia.

6-Digitalizacion y automatización procesos. No cabe duda de que la nueva normalidad será digital. Es momento de mitigar tareas burocráticas que no nos aportan valor y centrarnos en impulsar una organización más flexible y adaptativa, apoyándonos en sistemas que nos ayuden a automatizar nuestros procesos internos y de operaciones, y apoyados en la digitalización para afrontar retos cada vez más evolutivos. Es por ello que, una de las tareas de los departamentos de RRHH será la de trabajar en la adquisición de competencias para desempeñar los nuevos roles que se están demandando en el mercado y en la evolución de otras competencias necesarias dentro de un mismo puesto con el fin de conseguir que todos empleados se adapten a los cambios del “Nuevo Ahora” y de esta manera puedan llegar a los objetivos marcados por la organización.

Como responsable de RRHH de AFIENS, os puedo comentar que esta firma, en aras de mejora continua y adaptarse al “Nuevo Ahora” tras el COVID19, ha tenido muy en consideración las necesidades de la plantilla y del mercado, apostando por crear un espacio seguro y flexible para sus trabajadores. Tiene una escucha continua con encuestas del Clima que realiza periódicamente y que es lo que nos permite diseñar y rediseñar políticas para crear un ambiente de trabajo sano 360º. Debemos involucrarnos cada vez más en humanizar a las empresas. La productividad de los empleados va muy ligada a la motivación y las herramientas que las organizaciones facilitamos al equipo. Cuanto más alineados estemos todos los que formamos la misma empresa y rememos al mismo son, más fuertes serán los pilares sobre los que nos sostenemos.

Atentamente,

 

Silvia Pérez Manjavacas

Responsable de RRHH de Afiens legal

silvia.perez@afiens.com