RESERVA DE CAPITALIZACIÓN

Con la inminente finalización del ejercicio económico en la mayor parte de empresas y con vistas a la presentación de las Cuentas Anuales y deI impuesto de Sociedades desde AFIENS nos parece interesante recordar una ventaja fiscal que la legislación tributaria pone a disposición de las empresas para reducir su factura impositiva y aumentar sus fondos propios (incrementando de esta forma su capitalización) y que, a pesar de su amplia vigencia, no suele ser muy utilizada por la mayor parte de las empresas. Estamos hablando de la Reserva de Capitalización.

¿Qué es la reserva de capitalización?

Tal y como hemos adelantado, la reserva de capitalización es un incentivo fiscal con el que cuentan las empresas a la hora de presentar el Impuesto de Sociedades que les permite disminuir el importe a pagar por este impuesto.

Mediante la dotación de esta reserva, las empresas pueden reducir de la base imponible del impuesto un 10% sobre el incremento de los fondos propios de la sociedad.

De este modo, parte del beneficio que la empresa obtenga durante el ejercicio económico no será sometido a tributación puesto que será destinado a la constitución de una reserva no disponible durante un tiempo.

Cabe destacar que la ley permite aplicar durante los 2 años siguientes la cantidad pendiente en caso de que el importe de la base imponible del ejercicio económico sea inferior a la reducción que corresponda aplicar.

¿Dónde se regula la reserva de capitalización?

La reserva de capitalización viene regulada en el artículo 25 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (BOE), y viene a sustituir a la reducción por reinversión de beneficios extraordinarios que se regulaba en la legislación anterior.

¿Qué empresas pueden acogerse a este incentivo fiscal?

  • Sociedades que tributen al tipo de gravamen general (el tipo de gravamen general actualmente es el 25%)
  • Empresas de nueva creación (tipo de gravamen del 15% el primer año y siguiente)
  • Entidades de crédito así como aquellas que exploten yacimientos subterráneos de hidrocarburos (tipo de gravamen del 30%)

Obligaciones que deben cumplir las empresas una vez dotada la reserva de capitalización:

  • Existe obligación de mantener el incremento en los fondos propios durante el plazo de 5 años desde el cierre del ejercicio económico al que corresponda la reducción (no disponibilidad), salvo que la empresa declare pérdidas en alguno de los ejercicios económicos siguientes
  • Asimismo, la dotación de la reserva de capitalización debe figurar en el balance de situación de la empresa de manera claramente separada y diferenciada.

¿Qué ocurre en caso de incumplimiento de las obligaciones?

Si la empresa no cumpliera las obligaciones anteriores quedará obligada a regularizar los importes indebidamente reducidos, incrementados en los correspondientes intereses de demora vigentes en cada momento (artículo 125.3 de la Ley del Impuesto de Sociedades)

¿Cuándo debemos dotar la reserva de capitalización?

El acuerdo para crear la reserva de capitalización debe realizarse en el momento en el que se proceda a efectuar el acuerdo de distribución de resultados, esto es, en el momento de la Aprobación de las Cuentas, siendo el plazo para dicha aprobación dentro de los 6 primeros meses desde el cierre del ejercicio. Sin embargo, es al cierre del ejercicio cuando se debe realizar el cálculo de dicha reserva a efectos de contemplar la cuantía a pagar en materia de Impuesto de Sociedades, cuantía que se reflejará en la contabilidad del año a cerrar.

Conviene señalar que la obligación de mantener el incremento en los fondos propios durante los 5 años siguientes se calcula mediante la diferencia entre los fondos propios al cierre del ejercicio respecto a los del inicio, pudiendo haber variaciones en cada una de las partidas o subpartidas que componen los fondos propios siempre y cuando la partida general de fondos propios se haya visto incrementada.

Contrariamente a la interpretación que pudiera apreciarse, lo anterior hace perfectamente compatible el establecimiento de la reserva de capitalización y la distribución de dividendos con cargo a reservas.

Desde Afiens Legal SLP somos plenamente conscientes de la complejidad de este instrumento así como de sus implicaciones económicas futuras y aconsejamos a nuestros clientes la realización de un estudio minucioso de la situación patrimonial de la empresa así como de sus proyecciones económicas a futuro con objeto de tomar la mejor decisión desde el punto de vista fiscal y contable.

Luis Carrasco

Responsable de Finanzas

AFIENS LEGAL