NOVEDADES LEGISLATIVAS EN LA PROFESIÓN DE NOTARIO ENTREVISTA A DON FERNANDO FERNÁNDEZ MEDINA
Imagen de autor

Nacido en Aracena (Huelva) el día 11 de junio de 1956. Estudió en Sevilla, Colegio Yanduri (1961) y Portaceli-Jesuitas (1962/1973). Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, rama de derecho privado, años 1973/78. Empezó a opositar a notarías en Sevilla, año 1980 y, al poco tiempo se trasladó a Madrid. Ingresó como notario en 1984 y ha servido las plazas de Cabezón de la Sal (Cantabria), años 1984/86, Carcagente/Carcaixent (Valencia), años 1986/88, Torrelavega años 1988/95, Jerez de la Frontera, años 1995/2001, y Madrid desde finales de 2001.

 

 

 

    1. ¿Cómo ha evolucionado la tecnología en la profesión notarial en los últimos años?

Intentando adaptarse a las nuevas tecnologías sin desvirtuar la profesión notarial y los efectos de certeza y seguridad que derivan de su actuación.

Ha sido básica la creación hace años de la Agencia Notarial de Certificación (ANCERT) y la creación de la plataforma SIGNO que permite la interconexión entre todas las notarías de España y de éstas con los respectivos colegios notariales y con el Consejo General del Notariado.

Aún está pendiente el acceso al contenido de los libros del registro, sin intermediación del registrador, para comprobar la situación registral de titularidad y cargas de las fincas inmediatamente antes de lo autorización de la escritura correspondiente.

La Ley que lo permite es de hace unos 20 años y, por motivos ajenos al notariado, aún no ha sido posible su implementación práctica.

    1. Dada la nueva regulación notarial, como consecuencia de la Ley 11/2023, de 8 de mayo que promueve la digitalización de las actuaciones notariales y registrales ¿cree que tanto las notarías, como el colegio Notarial y los registradores? Y lo más importante, ¿Cómo?

Desconozco cómo afectará detalladamente al registro de la propiedad y mercantil respecto a la actuación del registrador. Desde el punto de vista notarial hay dos aspectos fundamentales:

a).- Creación del protocolo electrónico, aún para los documentos en soporte papel, y generalización de la copia autorizada electrónica hasta ahora limitada a la relativa a funcionarios públicos o a otro notario y haciendo constar la finalidad con la que se expide.

b).- Posibilidad de otorgamiento por videoconferencia de multitud de actos que hasta el 9 de noviembre, fecha de entrada en vigor de la Ley, requieren la presencia física ante el notario.

No se puede utilizar en todo tipo de actuación notarial, sólo en las expresamente enumeradas en la Ley. Sin ánimo exhaustivo: todo tipo de pólizas, cancelaciones de hipoteca, determinadas actas, constitución de sociedades mercantiles con aportación dineraria, poderes (excepto generales y preventivos).

    1. Estas novedades permiten que, ¿cualquier persona pueda acudir a la notaría para elevar a público un testamento? Y, ¿una elevación a público de acuerdos sociales?

En materia de testamentos, sólo se admite la video conferencia en el otorgado en tiempo de epidemia mientras dure la situación de confinamiento. La regla general sigue siendo la presencia física ante el notario.

En cuanto a las elevaciones a público de acuerdos de sociedades mercantiles yo creo que puede ser uno de los campos donde más se note la posibilidad del otorgamiento por videoconferencia. Abarca casi todas las modalidades, incluyendo aumentos y disminuciones de capital salvo que afecten a bienes o derechos distintos del dinero; por tanto, poderes, cambios estatutarios… Además, la constitución de sociedades mercantiles salvo las que contengan aportaciones de bienes o derechos.

La video conferencia es una opción y siempre queda la posibilidad de comparecencia física ante el notario.

    1. En continuación con la pregunta anterior, ¿cualquiera persona puede elevar a público un documento ante un notario? ¿Existen algunos limites? En cualquier de los casos, ¿Qué medios de autentificación electrónica disponen y como lo hacen, y cómo se garantiza la privacidad y la confidencialidad en las videoconferencias notariales?

No ha sufrido modificación la cuestión de quién puede elevar a público un determinado documento, lo que se innova es que en muchos casos no tendrán que comparecer físicamente ante el notario y podrá autorizarse por videoconferencia.

Los límites derivan de la materia y del procedimiento. En cuanto a lo primero, sólo se puede utilizar, por ahora, en los casos taxativamente contemplados en la norma. Por lo que respecta al procedimiento, el notario puede desistir de la autorización si considera que la identidad y legitimación no están suficientemente aseguradas o garantizadas.

Para el otorgamiento por videoconferencia es fundamental el Portal Notarial del Ciudadano que no sería posible sin la existencia previa de ANCERT y SIGNO. En este Portal se tiene que identificar previamente la persona que quiere realizar el servicio y queda registrado y escaneado su DNI/NIE, que se coteja con los archivos de la policía; después se obtiene un certificado del Portal justificativo del registro, conteniendo una contraseña temporal; y se hace llegar a la notaría los documentos necesarios para preparar el borrador que se presenta a la firma telemática (ejemplo: poderes, títulos previos, etc.).

Existen múltiples medios informáticos que garantizan que la privacidad y confidencialidad no sean inferiores a las logradas mediante presencia física.

    1. Ahora, viendo que todo va hacia un mundo notarial más digital, ¿Qué pasara con los protocolos antiguos otorgados por usted y los que ha heredado de otros compañeros? ¿Se digitalizarán?, ¿Cómo y de qué forma vais a garantizar la seguridad jurídica de toda esta documentación?

Por ahora el sistema sólo comprende los documentos autorizados desde el día 9 de noviembre de 2023; por tanto, no los anteriores a que se refiere su pregunta. Su digitalización requerirá una nueva Ley.

La seguridad jurídica queda garantizada porque habrá protocolo electrónico y simultáneamente en soporte papel, el primero depositado en el Consejo General del Notariado y el segundo, el tradicional, en poder del notario autorizante.

En cuanto al primero, según nos indican desde el Consejo General del Notariado, las medidas de seguridad son muy altas.

    1. Y para terminar, y teniendo en cuenta todo lo anterior; se podría decir que esta nueva Ley provoca un cambio drástico en la normativa notarial actual, es decir es un antes y un después para vosotros, ¿no es así?. Entonces, ¿cuál es su visión sobre el futuro de la notaría en un mundo cada vez más digital?

El notariado es una institución que perdura a lo largo de decenas de siglos, en parte por su adaptación a las situaciones cambiantes, pero manteniendo la esencia de la función: autorizar documentos públicos, con los efectos probatorios, sustantivos y de juicio de capacidad que conllevan.

Claramente, la entrada en vigor de la Ley lleva a producir un antes y un después desde el punto de vista formal, pero sustantivamente no cambia nada.

Sobre el futuro notarial, pienso que seguirá existiendo y extendiéndose cada vez a más materias, siempre que se conserve la seriedad y rigor en la actuación, los efectos sustantivos y de toda índole del documento público y, finalmente, el coste razonable, muchas veces irrisorio en comparación con el valor añadido.

Llevo 40 años de ejercicio y ahora soy competente para múltiples actuaciones impensables en 1.984, año de mi ingreso en la profesión. Basta echar un vistazo a la Ley de Jurisdicción Voluntaria, a la jura o promesa de la nacionalidad española, acreditación de las circunstancias necesarias para la obtención de la nacionalidad por sefardíes, etc…

Una cosa es el medio de expresión de la voluntad negocial y otra la identidad, capacidad, adquisición de derechos y adecuación a la legalidad del acto celebrado. El medio de expresión de la voluntad cambia, pero para garantizar todo lo demás existe y creo que seguirá existiendo el notario.