¿Cómo explicar que es el LPO de una manera clara y sencilla? Es aquello que te permite irte de puente, tranquilo y con una sonrisa en la boca.

s Esta semana me toca escribir artículo de Marketing en base al calendario de contenidos previsto. Como en otras ocasiones, el binomio Marketing y mundo legal resulta complejo de ligar. Y toca encima justo antes del puente…Primer objetivo; no puede ser aburrido. Es un reto pero …vamos a intentarlo!

 

En el primer artículo sobre Marketing que publicamos en Afiens, “Nuestra visión del marketing en el mundo jurídico”, pasamos por encima de una clasificación como es la del Inbound y Outbound Marketing, y como la naturaleza B2B y B2C del target de una empresa, unido a su sector, su posicionamiento y su producto condicionan la estrategia en cuanto a la elección de sus diferentes herramientas. Y en estos días tan “digitaleros” e innovadores, hablábamos también de una estructura muy básica y primaria, como es la famosa de las 4 P’s del Marketing Mix que el profesor Jerome Macarthy publicó en 1960. Él enseñaba contabilidad, y así pensé que, igual que había sido fácil de entender para mí (¡aleluya!), también sería fácil de entender para el perfil de abogados.

 

Como es bien sabido, bajo esta estructura se definen 4P’s, a saber Promoción, Place (ò Punto de venta), Producto y Precio. Si de la “P” de Promoción hablamos en aquel mismo artículo ya citado, y más tarde abordamos el Place o punto de venta en el artículo “El medio digital en la prestación de medios jurídicos”, hoy nos toca hablar de nuestra visión sobre el Producto, el cual, según la teoría de las 4 P del marketing, se trata “del elemento más importante de cualquier estrategia de mercado”. El producto consiste en “el valor tangible o intangible, es decir, del servicio, idea, etc., con el que una empresa pretende satisfacer las necesidades de sus potenciales clientes”.

 

En Afiens Legal prestamos servicios de índole fundamentalmente mercantil/societaria, incluyendo cumplimiento normativo y servicios fiduciarios, pero también inmobiliario, fiscal, laboral, incluso procesal. Pero esto no son productos o servicios en sí mismos, sino ramas, áreas de práctica o especialidades. Son diferentes tipos de pizza, por entenderlo de alguna forma. Lo que Afiens de verdad ofrece al mercado es una solución de LPO; siglas del Legal Process Outsourcing en el idioma del profesor Macarthy, o Externalización de Servicios Jurídicos, como diríamos en nuestra lengua.

 

Podríamos explicar que es el “LPO” de muchas formas. Evidentemente, la primera pasa por definir exactamente en que consiste, y el “LPO” no es, ni más ni menos que el proceso por el cual, departamentos jurídicos corporativos o despachos de abogados delegan ciertas labores o asuntos legales y paralegales en otras firmas especializadas, como es el caso de Afiens Legal. Pero dado que hemos comenzado hablando del puente de diciembre, en esta ocasión me gustaría explicar el LPO como aquello que permite a nuestros clientes, ya sean profesionales de otros despachos o de departamentos jurídicos, irse de puente, con la tranquilidad mental necesaria para poder disfrutarlo, y teniendo más dinero disponible para ello.

 

Trataré de explicarme. Antiguamente, las grandes corporaciones (no solo del mundo legal), solían contar con grandes estructuras y plantillas para poder cubrir de manera integral y en primera persona toda la cadena de valor del servicio prestado…incluso en muchas ocasiones “por si acaso”. Cuanto más “armados”, más fuertes estarían para la batalla. A medida que ha pasado el tiempo, los efectos de la globalización, el auge de la tecnología, la presión por la eficiencia y los tiempos, así como el incremento en general de la complejidad de las operaciones y competitividad necesaria para acometerlas, ha ido poniendo de manifiesto la imperiosa necesidad de la especialización, la flexibilidad, la agilidad, y en definitiva, ser plenamente consecuente con tu “core business”, tu posicionamiento y llevar a rajatabla eso de “zapatero a tus zapatos”. En los tiempos que corren, desviarte de esto es caro, lento, ineficaz, y por ende, peligroso.

 

Lo mismo ocurre en el sector legal. Toda operación mercantil es un complejo entramado de procesos, tareas e instrumentos necesarios, los cuales, muchos de ellos, no son rentables acometer en primera persona, a no ser que se deleguen en firmas especializadas, la cuales cuentan con los profesionales y conocimientos adecuados, así como con las herramientas tecnológicas necesarias.

 

De la misma forma que dentro del mundo de las ALSP’s (o Proveedores de servicios legales alternativos en español) existe la solución del Flexible Staffing, mediante la cual, se pueden contratar de forma mercantil a profesionales del derecho de manera puntual para, por ejemplo, hacer frente a un pico puntual de trabajo o imprevisto jurídico sin necesidad de aumentar plantilla (y tener que formarla), la solución del LPO permite lo mismo, con la diferencia de tener a tu disposición a un equipo entero de profesionales especializados con una suite de herramientas de automatización y Legal Project Management a su disposición para afrontar determinados proyectos de una manera altamente eficiente.

 

En Afiens combinamos un alto nivel técnico jurídico con la innovación y desarrollos tecnológicos necesarios para prestar soluciones eficientes en Externalización de Procesos Legales  (LPO), ayudando a crear valor, minorando los costes internos en asistencia jurídica y mejorando tiempos en el ‘delivery’. Gracias a ello, nuestros clientes pueden centrarse en lo que de verdad son buenos, y también, porque no, irse de puente…lo cual, de cuando en cuando, es también indispensable para llevar a buen puerto sus operaciones.

 

¡¡Feliz puente!!

 

Antonio Sánchez

Responsable de Marketing